Pueblos Mágicos de Morelos (Tlayacapan y Tepoztlán)

Turístico


Posteado el Martes 22 de Agosto del 2017


En la época prehispánica, la actividad comercial fue muy relevante y Tlayacapan era el paso obligado del camino de Tenochtítlan a las regiones de intercambio del sur, también fue un importante centro ceremonial con muchos adoratorios, uno de ellos estaba en la cueva de Tonanzin que quiere decir: Madre de Dios o Nuestra Madre que se encuentra aproximadamente como a dos kilómetros al noroeste de la población y el gran Teocalli en el centro de la población, en donde hoy se levanta el ex convento de San Juan Bautista. Junto al templo construyeron el Tecpan o palacio para los gobernantes, en donde hoy está el palacio municipal enfrente hay un espacio para el Tiankixtle o mercado que se hacía bajo la sombra de una ceiba conocida actualmente como pochote y que aún existe, ésta fue la organización del espacio físico de Tlayacapan. Por su Parte Tepoztlán,  se encuentra únicamente a 17 kilómetros de Cuernavaca y cuyo nombre significa “Lugar del Hacha de Cobre”, o  “Lugar de las Piedras Quebradas”

Este bello rincón de la provincia morelense, es un lugar mágico, que cuenta con una historia sumamente interesante, que se remontan hasta el año de 1150, que fue cuando se empezó a construir el adoratorio que hoy conocemos como la “Pirámide del Tepozteco” que fue dedicada al dios Ometochtli-Tepuztécatl, y  que se encuentra en la cima del cerro del mismo nombre. En Septiembre de 1538 Tepoztecatl, encabezó la conversión de su pueblo a la religión católica, haciéndose bautizar por el Fray Domingo de la Anunciación, hecho que provocó la furia de los reyes de Cuernavaca, Tlayacapan, Oaxtepec y Yautepec que lo acusaron de traidor, pasando a la historia este hecho como el Reto al Tepozteco. Posteriormente el ex Convento de la Natividad  fue construido por  los frailes dominicos entre los años de 1555 a 1580, el conjunto conventual, consta de un gran atrio, capilla abierta, posas, convento y templo el cual   muestra a la virgen María acompañada por fray Domingo de Guzmán, fundador de la orden Dominica y por Catalina de Siena, santa venerada por los miembros de la orden, su arquitectura tiene forma rectangular y está cubierta con bóveda de cañón corrido interrumpido por un arco triunfal en el inicio del presbiterio; los muros se encuentran apoyados en masivos contrafuertes.


Descarga GoAppMX y descubre toda la información de esta ruta y mucho más:






Cuéntanos cuál fue tu experiencia.